smartphone

¿Por qué se calienta mi smartphone? Motivos y soluciones

Cuidar bien nuestro smartphone es fundamental para que podamos disfrutar de él el mayor tiempo posible y ahorrarnos dinero en la compra de uno. En la actualidad, podemos encontrar una gran variedad de teléfonos móviles Apple baratos y después de adquirir el nuestro seguramente no quieras que a los pocos meses tengas que cambiar de terminal porque ya no funciona, ya que su coste sigue siendo bastante más elevado que el de un Android corriente.

Para ello, no solamente es necesario mantener protegido tu smartphone de los golpes. De hecho, uno de los peores enemigos de un móvil es el calentamiento de sus componentes físicos, ya que los cambios bruscos en este sentido pueden causar daños muy graves a su funcionamiento. En algunos casos, incluso irreversibles. Puede que los cambios de temperatura tengan que ver con agentes externos, pero otras veces pueden venir del interior del propio aparato, generados por las piezas que lo componen. Por eso, a continuación te explicamos cuáles son los motivos más habituales por los que los móviles pueden calentarse y cómo evitarlo.

Usa fundas de buena calidad

Es muy importante usar una funda para proteger nuestro móvil de los golpes y caídas que pueda sufrir. Es fundamental que las fundas que utilices sean de calidad, pues de lo contrario, corremos el riesgo de que se caliente en exceso si estamos usando aplicaciones que requieren de un uso muy intenso de potencia o de gráficos. Esto ocurre, sobre todo, cuando usamos aplicaciones muy pesadas para las que nuestro smartphone no está preparado. Un uso excesivo del CPU, GPU y de la memoria RAM terminará por calentar el dispositivo incluso aunque tengamos una buena funda.

Cuidado con las carcasas metálicas

Si tu móvil está dotado de carcasa metálica, es muy importante que no lo dejes expuesto de manera directa al sol durante mucho rato. Recuerda que el metal es uno de los mejores conductores de temperatura, lo que hace que tu terminal se caliente mucho más rápido que otro que sea de plástico.

Desactiva aquellas funciones que no utilices

Lo más normal es que si estamos en nuestra casa, recurramos a la conexión Wi-Fi para navegar por Internet y cuando estamos en el coche, por ejemplo, usamos el GPS para llegar a los sitios o encendemos el Bluetooth para conectar el smartphone con la radio. Pero mientras no estés usando estas funciones, es importante que las apagues, ya que de esta forma no solamente gastarás menos batería, sino que además, tu terminal se calentará menos.

Evita mantener el smartphone enchufado si ya está completamente cargado

Las baterías de los móviles actuales pueden soportar una sobrecarga sin problema, por lo que no pasa nada si lo hacemos una vez. La cuestión es que si lo exponemos a ello de forma intensa con frecuencia, podemos provocar pequeños cortocircuitos que hagan que el terminal se caliente. Y lo mismo ocurre si utilizamos el móvil mientras está cargando. Por eso, si no es estrictamente necesario, no lo uses mientras está conectado al enchufe. Por supuesto, es importante que de vez en cuando también revises el estado del cargador, ya que el problema podría estar ahí, lo que puede hacer que la vida útil de tu batería se reduzca considerablemente o, lo que es peor, terminar provocando una sobrecarga y estropear tu terminal.

No dejes las aplicaciones abiertas en segundo plano

Es normal que, a lo largo del día, abramos decenas de aplicaciones en nuestro smartphone: navegadores, redes sociales, galería de imágenes, correo electrónico, juegos, cámara, etc. La cuestión es que muchas veces olvidamos cerrarlas completamente y se mantienen abiertas en segundo plano, lo que hace que la temperatura aumente sin que seamos conscientes de ello. Acostúmbrate a cerrarlas siempre después de usarlas.

Utiliza aplicaciones que te ayuden a medir la temperatura

No está de más contar con una aplicación que te informe sobre la temperatura del móvil en cada momento para que podamos averiguar qué es lo que está ocurriendo y si la causa está relacionada con alguna de las cuestiones que acabamos de explicar. Por ejemplo, puedes descargarte CPU Temperature, que además de ser muy fácil de usar es completamente gratuita. Pero también resulta muy útil Cooler Master, que nos permite reducir la temperatura de forma automática y mantener las funciones y aplicaciones a raya que estén sobrecalentando nuestro terminal sin que nos hayamos dado cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *