samsung galaxy

Evolución tecnológica de los móviles Samsung Galaxy

Samsung es, a día de hoy, una de las marcas punteras en el desarrollo de teléfonos móviles. Las prestaciones, diseño, tecnología y las potentísimas campañas de marketing que rodean al lanzamiento de cada nuevo modelo Samsung Galaxy han convertido a la firma surcoreana en el principal rival del iPhone de Apple.

Pero lo cierto es que esta compañía ha tenido que adaptarse al mercado durante décadas. Seguro que, en el momento de su nacimiento, hace casi 80 años, no podían ni siquiera imaginar que su empresa dedicada principalmente a la importación y exportación de productos perecederos, terminaría convirtiéndose en el referente tecnológico de toda una generación.

En 2017 ha visto la luz el Samsung Galaxy S8, pero, hasta llegar a ese punto, la marca ha realizado un recorrido interesantísimo basado en el aprendizaje y la apuesta por la innovación en telefonía móvil. ¿Quieres conocerlo? ¡Presta atención!

Samsung, el gigante que desafió a la tecnología

El proyecto tecnológico de Samsung vino marcado la incertidumbre y el desasosiego que supone enfrentarse a lo desconocido, pero también de esperanza e ilusión de quien afronta un reto increíble. Partiendo de estas ganas por llegar a lo más alto de la innovación nació el primer miembro de esta familia de smartphones, quien no tardaría en convertirse en un gran referente para el mundo de la tecnología.

En 2010, el lanzamiento del Samsung Galaxy S supuso un gran hito con especificaciones que, en aquella época, eran sencillamente fantásticas. Con una pantalla de 4 pulgadas que contaba con una resolución de 480 x 800 píxeles, 512 MB de RAM, hasta 16 GB de almacenamiento, un procesador de 1GHz y una cámara de 5 megapíxeles, este smartphone era probablemente el mejor en su momento.

Samsung Galaxy: nacimiento y crecimiento de un imperio tecnológico

El Samsung Galaxy S2 salió a la venta en la primavera de 2011, confirmando las intenciones y mejorando todo aquello que ya se encontraba construido, desde el procesador hasta la cantidad de RAM, y aumentando el tamaño de la pantalla. Probablemente lo más destacble de este lanzamiento fue su cámara de 8 megapíxeles, que dio lugar a un éxito que nunca antes visto, batiendo records con más 40 millones de unidades vendidas.

Tras este rotundo éxito, Samsung presentó su Galaxy S3 un año después, envuelto en una campaña de marketing sin precedentes que logró asegurar la venta de 10 millones de terminales en menos de dos meses. Nuevamente mejoraron el procesador, el tamaño de almacenamiento de RAM, el tamaño de almacenamiento interno, la cámara del teléfono y la pantalla con resolución full HD.

Pero no todo es color de rosas, y buena prueba de ello fue el Samsung Galaxy S4. Este smartphone se convirtió en el comienzo de un bache bastante profundo que pudo haber causado mucho más daño del que realmente hizo. Lo cierto es que este teléfono móvil no tenía malas características. Por el contrario, sus prestaciones eran sensacionales, especialmente su pantalla de 5 pulgadas, su procesador de 8 núcleos a 1,6 GHz y su cámara de 13 megapíxeles.

No obstante, la repetición de ciertos valores, como el uso de materiales plásticos y la presencia de diseños ya conocidos hicieron que el terminal perdiera el necesario efecto de asombro que tanto necesitan, haciendo que para muchos no fuera realmente convincente.

El éxito de la marca Samsung, un triunfo a base de esfuerzo

Esta fórmula se volvió a repetir con el Samsung Galaxy S5, pero de peor manera, ya que se esperaba mucho más y la decepción causó un daño mucho más grande entre los usuarios de la marca. Pese a la expectativa creada,  lo que obtuvo el público fue un teléfono sencillamente bueno y resistente al agua. Si bien esta característica gustó entre los compradores de los móviles Galaxy, no bastó para convencer al público general y es que los usuarios se decantaban por comprar móviles Samsung baratos.

Afortunadamente, Samsung pudo dar el giro que necesitaba con el Samsug Galaxy S6 y el S6 Edge, aprendiendo de sus errores y marcando el camino para una estable regeneración, con materiales de calidad, un procesador mucho mejor, una memoria RAM de 3 GB, una pantalla Super AMOLED de 5,1 pulgadas, y otras características. Por el contrario, estos diseños perdieron algunas prestaciones con respecto a los modelos anteriores, como la resistencia al agua y experimentaron un descenso en la duración de la batería.

Pero el Samsung Galaxy S7 continuó en el camino a la recuperación de los smartphones de la firma surcoreana, siendo considerado por muchos expertos como uno de los mejores dispositivos móviles de los últimos años, ofreciendo un diseño sencillamente espectacular con materiales fantásticos y características que nos hacen pensar que estamos lidiando con el móvil perfecto.

Finalmente llegamos al Samsung Galaxy S8, sin duda uno de los mejores terminales lanzados en el año 2017, en cuanto a rendimiento. Esto unido a su excelente cámara y un diseño que es sencillamente brillante, han devuelto a Samsung a lo más alto de la tecnología móvil.

.

Una respuesta a “Evolución tecnológica de los móviles Samsung Galaxy”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *